Ajuste de motor a la Economía Chilena

0
220

Las pymes son el motor de la economía, generan el 80% del empleo a nivel nacional y son la base de nuestro modelo económico. Por tanto son un bien superior que debe ser cuidado y defendido como política de Estado. No lograremos jamás mayor desarrollo económico y social sin las pymes.

La diversidad de las pymes, hace que sea un tema complejo de tratar, pero sin lugar a dudas hay muchas concidencias. Sobre todo las más pequeñas, las consideradas micro y pequeña empresa.

La gran mayoría de las veces, el dueño o dueños son los gerentes de las mismas, no poseen grandes sistemas automatizados y sus recursos humanos, así como el servicio, son sus principales atributos o ventajas. Su estructura organizacional es horizontal y son intensivas en capital humano, no poseen una gran infraestructura en maquinarias y equipos.

Una gran cantidad de ellas es monocliente, es decir pone todos los huevos en la misma canasta, no por una decisión estratégica, sino por capital. El acceso al crédito y la liquidez son los grandes cuellos de botella en nuestro sistema actual.

Lamentablemente el Estado es el peor empleador, ya que demora y retrasa demasiado los pagos y las grandes empresas lamentablemente también hacen lo mismo, lo cual termina haciendo que las grandes empresas y las empresas estatales se financien de las pymes. Un abuso, por decir lo menos.

Si el Estado y las grandes empresas pagan a 60, 90 y hasta 120 días después de terminado el trabajo o entregado el producto, hace imposible de resistir para una pyme que opere con normalidad. Ya que las pyme debe pagar sueldos, imposiciones, proveedores y por supuesto el IVA de lo facturado, pero sólo facturó, aún no le han pagado un peso, todo esto en un máximo de 30 días y si los clientes le pagan a 60 o 90 días, se produce un tremendo descalce financiero. Que la obliga a endeudarse para operar.

Con el sistema actual paradójicamente,  las pymes además le anticipan al Estado el IVA de una factura que quizás le paguen en 45,60, 90 o hasta 120 días. Claramente en estas condiciones o vivirá endeudado o tendrá serios problemas de liquidez.

Lo deseable sería por ley el pago a 30 días, pero podría afectar las inversiones y producción de ciertas empresas. Y aquí se trata de cuidar a las pymes y no destruir a las grandes empresas, que también contribuyen al desarrollo económico.

Yo propongo a los honorables Diputados y Senadores dos mejoras concretas, que producto del crecimiento económico esperado no deberían significar una merma para el Fisco. Al contrario, debería aumentar la recaudación fiscal.

La primera, un IVA diferenciado del 15% para las empresas que se encuentren en categoria de Pymes, las cuales tiene identificadas el Servicio de Impuestos Internos, por ventas anuales. Por tanto la identificación del tamaño de la empresa está en línea.

La segunda, es que la pyme pague el IVA, cuando efectivamente reciba el pago de la factura. Algo de sentido común. No puede la pyme, pagar al fisco, el IVA de una factura que no le han pagado.

Estos 2 mecanismos por sí solos significarían que las pymes tengan un margen de maniobra mayor, lo cual haría posible no depender de un solo cliente, estar menos expuestas a ciclos económicos y malos gobiernos, pero sobretodo tener mejor poder denegociación con sus clientes y en el corto plazo.

Este mejor poder de negociación podría ser tener estados de pagos mensuales o por avance, mejoras en los precios, etc. Lo cual es muy relevante.

Además por el lado de los consumidores se tendrá una mayor oferta, lo cual tiende a disminuir los precios, sin sacrificar calidad. Por donde se mire es un círculo virtuoso.

Es hora de abrir un debate serio sobre las pymes, y que se creen políticas públicas propyme, no sólo para crear una empresa, sino para que no sigan quebrando, como la cantidad de pymes que quebraron estos últimos 4 años. Lo cual destruyó años de esfuerzo de emprendedores, destruyópuestos de trabajo y jamás estuvieron visibles y fueron escuchadas en todo el gobierno de Bachelet.

José Francisco Cuevas Vila
Ingeniero Comercial UNAB
Máster en Economía UNAB-IEDE