Allende – Maduro, un incómodo parecido para la izquierda Chilena

0
2525

Para quienes no vivimos el gobierno de la ” Unidad Popular” y los 1.043 días del gobierno de Allende, pero hemos estudiado y nos hemos informado de lo ocurrido en nuestro país, resulta incuestionable el parecido del gobierno de Allende con la Narcodictadura de Maduro.

Ambos gobiernos fueron declarados inconstitucionales, ambos destruyeron la economía, ambos validaron la violencia y la lucha armada, ambos tuvieron una tremenda influencia cubana y también ambos acudieron a ayuda económica internacional de la izquierda. Allende del secretario general del partido Comunista en Moscú, Maduro de China y Rusia.

En Chile, Salvador Allende, jamás tuvo una mayoría para gobernar, sólo el apoyo de la Democracia Cristiana y la izquierda en el Congreso permitieron que el marxista Salvador Allende fuera presidente.

Durante su gobierno indulto a más de 50 extremistas condenados por la justicia, expropió propiedad privada, 5.700 propiedades fueron usurpadas los primeros 14 días de gobierno, además de la expropiación de las industrias, fábricas textiles y plantas de electrodomésticos, con el interés de llevar a cabo su modelo económico socialista o socialización de los medios de producción.

Allende censuró a la prensa y diarios, controlaba 8 de 13 diarios solo en Santiago, tomó el control del 70% de las radioemisoras y del único canal de televisión con alcance nacional.

Como todo gobierno marxista tuvo grupos de choque altamente armados, reprimió a sus adversarios políticos y quiénes se oponían a sus reformas sufrieron las consecuencias, tomó el control total de la economía, imprimió papel moneda sin control, alcanzando una de las inflaciones más alta de nuestra historia, tuvo acusaciones de fraude electoral, etc.

Escasez, desabastecimiento, racionamiento de bienes de primera necesidad, además del uso de tarjetas que controlarían la entrega de comida fueron una característica de este gobierno. Además de tener a los principales líderes del comercio procesados y una especie de policía comercial (comisarios interventores) quiénes obligaban por medio de la fuerza a pequeños comerciantes a abrir sus puertas.

Todo lo anterior amparado bajo grupos de choque extremistas altamente armados, en nuestro país había armamento para 30.000 milicianos y 13.000 extremistas de distintos países. Acá la llegada de armamento por parte de Cuba en un avión fue de público conocimiento. Bazucas, metralletas, pistolas, fue parte de los regalos de Fidel Castro para Salvador Allende.

La profunda crisis económica, política y social hicieron inevitable una intervención militar para sacar al inconstitucional gobierno de Allende del poder. Luego el gobierno es asumido por una junta militar, presidida por el General Augusto Pinochet, dando un nuevo ordenamiento jurídico, económico y social para lograr sacar a Chile del subdesarrollo. Dicho gobierno militar realizó una serie de reformas estructurales, que pusieron a nuestro país entre los líderes económicos de la región. Y lo más importante, liberó a nuestro pais del marxismo.

Hoy, el usurpador Nicolás Maduro, hace lo mismo que realizó Allende entre el 70-73 en Chile. Y es prácticamente lo mismo, tomar el control de la economía, de las industrias, destruir todas las instituciones democráticas, atacar con grupos de choque a sus detractores, tener presos políticos, intervención electoral, hiperinflación y tantas otras.

Chile tuvo 3 años de marxismo, Cuba lleva más de 60 años de dictadura comunista y es un país olvidado del desarrollo. Venezuela lleva 20 años de Chavismo, que al parecer se terminará pronto. Es curioso ver como estos gobiernos marxistas son un cáncer para la democracia, aunque lleguen al poder de manera democrática se vuelven totalitarios y es imposible sacarlos democráticamente.

El parecido de Maduro y Allende es incuestionable, podrán tener diferencias personales, pero la historia y los hechos, así como los gobiernos que ellos encabezaron los hacen tan similares que incomodan a la izquierda Chilena.

 

José Francisco Cuevas V.