Chile, Democracia Fallida

0
1204

Nuestros parlamentarios de la Democracia Cristina, quieren conmemorar los 40 años del triunfo del NO y el retorno de la democracia. Precisamente, el partido que apoyo a Salvador Allende para ser presidente, ya que nunca obtuvo la mayoría, quiere hacer borrón y cuenta nueva, llamando a conmemorar, en una especie de adueñarse de la democracia.

Se suponía que esta llegada de la ALEGRÍA, como decía el slogan, sería para tener los 3 poderes del Estado Independientes y que estos funcionarían. Pero todos funcionan muy mal.

El poder legislativo, el 70% de sus representantes son una vergüenza, hacen lo que quieren, se suben los sueldos, negocian entre ellos y solo les importa su interés partidista, además son intocables. Reelecciones eternas y una vez que están en el poder no lo sueltan más, agregar que no representan a muchos y su nivel de desaprobación es de los más altos de cualquier organismo estatal.

El poder judicial, lamentablemente es otro desastre, un sistema, donde los jueces no poseen información idónea para fallar, los fiscales están sobrecargados, no existe coordinación con carabineros, el sistema no funciona. Además es extremadamente garantista y muchas veces los delincuentes tienen más derechos que las víctimas. Claramente no existe igualdad ante la ley, en nuestro país hay aún ciudadanos de primera y segunda categoría.

El poder ejecutivo, el Presidente, quien es electo democráticamente, la gran mayoría de las veces, no puede gobernar, ya que es muy difícil en nuestro sistema electoral tener la mayoría parlamentaria. Entonces tampoco se cumple la voluntad popular.

Esta democracia, digna de celebrar para algunos, existe una delincuencia desbordada, terrorismo en varias regiones, violencia, polarización, corrupción y una concentración del poder en solo unos pocos. Quienes gobiernan nuestro país sin ser elegidos.

Es prudente cuestionar desde la sociedad civil, no celebrar y pensar como perfeccionamos nuestra democracia, por que la actual, es una democracia fallida. Acá los contribuyentes y la sociedad está al servicio de la política, lo cual debería ser a la inversa.

Hace un par de días atrás, rociaron a unos profesores con bencina unos delincuentes en el instituto nacional, colegio emblemático de la educación pública, nadie se sorprendió mucho. En el gobierno anterior se conoció el número de niños y adolescentes muertos al cuidado del Estado, en el Sename, pero nada se hizo al respecto. Más de 1. 390 muertos que a los políticos no les importó.

Nuestro parlamento legisla para la condición sexual del 1% de la población y además algunos parlamentarios cuestionan los fallos del poder legislativo. Y por si fuera poco, el Presidente de la República debe cambiar los proyectos de ley para que sean aprobados por los representantes del sector político que perdió la presidencial. Si no los cambia, los rechazan todos y así está funcionando nuestra democracia.

José Francisco Cuevas V.