A cuidar el Modelo Económico

0
1639

Chile es considerado un ejemplo y un milagro económico en el resto del mundo. Y esto se produjo gracias a una serie de reformas desde el año 1975 pero principalmente al modelo de liberalismo económico.

Sin embargo desde el año 1993- 1994 en adelante hemos descuidado el libre mercado, nos acostumbramos al abuso empresarial de delincuentes que nada tienen que ver con el rol de los empresarios y la función empresarial, quienes defraudaron al mercado y el castigo fue nulo o muchísimo menor que el beneficio económico obtenido con prácticas fraudulentas.

Falló el mercado y el marco legal, los seudo- empresarios que utilizaron la colusión como estrategia de negocios en las farmacias, laboratorios, pollos, papel tissue, etc. Salieron libres de polvo y paja.

Como se concentró la economía, producto de políticos corruptos e instituciones débiles, comenzó el abuso empresarial de las grandes empresas expropiando el capital de trabajo de las pymes a quienes les pagan a 60, 90 y hasta 120 días y la solución fue peor que la enfermedad, inventaron el Factoring a cargo de las pymes, como para validar este sistema de pago.

Sumado a una serie de barreras de entrada, como boletas de garantía, capital de trabajo, últimos 6 ivas, etc. Es muy difícil emprender.

No estoy en contra de las grandes empresas, pero es muy importante analizar cómo llegaron a ser grandes empresas, porque si fue a través del fraude, el abuso y el capital de sus proveedores, no me parece mérito alguno.
Ahora si fue a través de la innovación, con buenas prácticas y mejoró el bienestar general y a la vez se presta el mejor servicio al mejor precio. Me es indiferente si su utilidad de 10.000 o 1.000.0000.0000 millones de dólares. Mi problema nunca ha sido y será la desigualdad.

Un principio rector es la igualdad ante la ley y entre pymes se pagan al contado o máximo a 30 días, con mayor razón no tiene sentido que una empresa con más recursos y mejor acceso al crédito no puede hacer lo mismo. El dar trabajo y generar empleo en grandes cantidades no exime a las grandes empresas de jugar con las mismas reglas.

El Estado ha tomado estas mismas prácticas y es un pésimo pagador. Por tanto hay 2 o 3 empresas en cada rubro y está el Estado, si uno quiere emprender hoy o acepta el abuso o simplemente no puede trabajar.

El mercado no era así, existía el anticipo y el estado de pago, El emprendedor ponía su trabajo y capacidad, pero no debía financiar a su cliente.

Y tal como vivimos el fenómeno de la migración, es fundamental que abramos las fronteras de par en par, bajemos la barrera de entrada y salida y que vengan todas las empresas extranjeras a competir. Verán como esta mayor competencia dinamizara la economía y estaremos todos mejor. Más empleo, mejores salarios y más emprendimiento. Con esto también mejora las pensiones, flexibiliza el mercado, es un círculo virtuoso.

Lógicamente para esto hay que reducir el tamaño del Estado, los impuestos y dar las condiciones para hacer atractivo a nuestro país. También sacar a los políticos corruptos y reestablecer la cárcel efectiva a quién defraude al mercado.

Tampoco podemos tener un candidato con un megáfono diciendo les vamos a meter la mano a los dueños del capital. O precandidatos hablando de expropiar.

Necesitamos pymes, son el motor de nuestra economia y necesitamos que los políticos que adhieren al liberalismo económico hagan la defensa más absoluta al sistema y se debe corregir porque el populismo y demagogia están de vuelta.

El famoso Frente Amplio y la retórica de la Nueva Mayoría se alimenta de estos seudo- empresarios que se coluden y abusan, ese es su discurso y con eso captan votos. Con la maquiavélica frase de redistribución del ingreso y alza de impuestos, como la única vía para la solución de todos los problemas.

Chile requiere más competencia en todas sus áreas, más Isapres, más AFPs, más supermercados, más empresas de telefonía celular, más bancos, más autopistas y podría nombrar mil. Además de monopolios mucho más eficientes en luz, agua y electricidad. Por supuesto mucho menos Estado.

Así y solo así, se legítima el rol empresarial y el sistema. El cuál genera progreso, aumenta el empleo, los sueldos, mejora la calidad de los bienes y servicios, genera crecimiento económico y pone a los países camino al desarrollo.

José Francisco Cuevas Vila
Ingeniero Comercial UNAB
Magíster en Economía UNAB-IEDE
C Máster en Economía política SMC University