Detrás de las Marchas ¿Socialismo o Liberalismo?

0
676

El ser humano vive en permanente estado de insatisfacción, por tanto actúa, sin tener idea del resultado que obtendrá. Este es el principal axioma de L. Mises en su obra “La acción humana”.

Lógicamente bajo este axioma y dada la coyuntura actual, siempre habrá ciudadanos insatisfechos, nadie nunca está conforme con todo y siempre es más verde el pasto del vecino. Todos tenemos algo por qué reclamar o manifestarse, claramente ha existido abusos o malas prácticas, pero de ahí a cambiar el modelo, o la idea de una Nueva Constitución, será un error sin retorno.

Escribo esta columna, para explicar mi visión de los dos modelos económicos, políticos y sociales que existen, con los medios disponibles, ya que los medios masivos desinforman de manera grosera. Y es importante conocer las diametrales diferencias del liberalismo económico y el socialismo.

Entenderemos por socialismo, el sistema bajo el cual los medios de producción son propiedad del Estado, es decir la propiedad privada deja de existir y es reemplazada por la propiedad colectiva, donde el Estado tendrá el control de la producción, los precios y salarios a través de empresas estatales, que también el mismo Estado manejará, y así tendrá el monopolio absoluto de la producción y distribución de los bienes y servicios.

Esto lógicamente amparado con la intensión de eliminar la desigualdad y lograr equidad social. Además de la eliminación de clases sociales y la distribución de la riqueza de manera igualitaria en la sociedad.

El liberalismo o capitalismo, tiene como pilar fundamental la propiedad privada de los medios de producción, donde el mercado es el encargado de asignar los siempre escasos recursos y dónde se generan intercambios voluntarios.

Es un sistema basado en la cooperación humana y la división del trabajo, donde se busca satisfacer al prójimo con bienes de mejor calidad a un menor precio. Acá no determina los salarios ni la producción el Estado, sino que el mercado (que son las personas tomando decisiones) y dónde siempre se busca maximizar el beneficio y minimizar los costos.

El liberalismo económico no busca eliminar la desigualdad, ya que la considera un fenómeno humano (división del trabajo) y algo virtuoso, además busca el trato igualitario ante la ley y la riqueza se genera, no se distribuye.

El mundo experimento con modelos socialistas y donde tuvieron este modelo, la pobreza se multiplicó, se cayó en tremendos conflictos políticos y sociales. Nunca disminuyó la desigualdad y tampoco redujo la pobreza, la multiplicó.

Los salarios en países socialistas son más bajos que en países liberales, los países capitalistas son más ricos que los países socialistas, tienen mayor bienestar, mayor esperanza de vida, mejores sistemas de salud, mejores sistemas educativos y los invito a investigar el parámetro que quieran. El socialismo y todas sus vertientes son modelos inviables.

En el caso Chileno en los últimos 40 años, se redujo la pobreza del 50% al 7,8%, la pobreza extrema casi se ha eliminado, y la desigualdad también a disminuido. Muchos compatriotas  tienen acceso a tener casa propia, auto, los hijos van a mejores colegios que los padres, tienen acceso a alimentos de mejor calidad, medicamentos, acceso a internet y tecnología, agua potable y tantos avances que se dan por añadidura.

Los medios masivos deben invitar a personas cuyos padres pertenecían a los quintiles más bajos y ver como ellos han progresado bajo un sistema de libertad económica. Lo cual basado en un sistema socialista sería imposible, es más, ocurre lo contrario, los hijos tienen peor calidad de vida que los padres.

Con este modelo de libertad, los políticos pierden poder sobre los individuos y por eso es tan importante para ellos, una Nueva Constitución socialista, donde los ciudadanos seremos esclavos del Estado.

La actual crisis solo viene a demostrar el éxito del modelo, ya que si este hubiera fracasado las personas estarían marchando por bienes de primera necesidad. Claramente las actuales demandas son otras.

José Francisco Cuevas V.

jose-francisco-cuevas