El germen comunista sigue vivo en Chile

0
1388

El comunismo, debe ser el régimen más fracasado de la historia en lo político, económico y social. Sin embargo, en el año 2018 sigue más vivo que nunca en la sociedad Chilena.

Este régimen que mató más de 100 millones de seres humanos y es un fracaso en todo el mundo. Aún en nuestro país posee un poder político muy importante y es preocupante. Todos quienes conforman el PC, FA y NM, poseen una clara tendencia a las ideas comunistas.

Puede tomar diversos nombres, pero los principios son los mismos que en antaño. La lucha de clases, legitimar la violencia, validar la expropiación de la propiedad privada y por supuesto hipertrofiar el Estado. Buscará siempre despertar lo peor del ser humano, el resentimiento y el odio, poderosos instrumentos de movilización.

No es raro entonces escuchar a un Alcalde comunista como Jadue justificar el asesinato del Senador Jaime Guzmán. Tampoco debería llamar la atención que diputados como Boric y Orsini visiten al asesino del Senador en Francia y que la mayoría de la izquierda radical defienda al asesino y no a la víctima. Esto porque el Senador Guzmán no era comunista, entonces para él los derechos humanos no existen.

En 1990 se fundó el Foro de Sao Paulo, con directrices claras de como lograr nuevamente lograr el poder político e instalar el marxismo, partidos políticos chilenos participan de este foro y han sembrado desde el año 1990 el germen del comunismo con bastante éxito.

Para lograr el poder necesitan votos, entonces comenzarán la siembra de votos con prebendas del Estado, los famosos “bonos”, aumentar la cantidad de empleados estatales( por cada trabajador estiman 5 votos del grupo familiar), buscar votos de las minorías sexuales y pueblos originarios. Además de desestabilizar las fuerzas de seguridad y orden, acompañado con un sistema judicial garantista, con lo que se genera anarquía para ofrecer la solución mágica y mesiánica de un nuevo comunismo. También hay un fuerte y sistemático ataque a la Iglesia Católica, con el fin que las personas no confíen en nada ni nadie.

Para evitar que vuelva este sistema de represión, hambre y muerte se necesita personas informadas y educadas, capaces de entender la falacia y lo perverso de estos políticos, que por volver al poder harán cualquier cosa.

La tarea no es fácil, ya que tienen el control de la agenda política, los medios de comunicación y mucha organización.

El deber moral es dar la batalla de ideas día a día contra este perverso régimen y dejar en evidencia el doble estándar, su nulo compromiso con los derechos humanos de sus rivales ideológicos y el poco respeto por la democracia, cuando ellos no resultan electos. 

José Francisco Cuevas V.