Intolerantes, Intolerantes, Intolerantes

0
2096

Nuestro país ya vivió la división, el odio, lucha de clases, enemistad cívica y violencia, producto de la intolerancia. 

Ahora en el año 2018, a más de 40 años del golpe de Estado, siguen los mismos intolerantes de siempre, quienes censuran a quien piensa diferente. Y ahora resulta que algunos quieren tener la facultad de decidir quién debe o no estar en lo medios. 

Esta falsa supremacía moral de la izquierda opera contra quien posea alguna crítica al gobierno de Allende o sea simpatizante del gobierno militar y el General Augusto Pinochet. Ahí se encienden las alarmas de la censura.

Resulta preocupante como algunos personajes de izquierda se crean con la facultad de restringir la libertad de expresión de otros. Y ellos se autodenominan demócratas, es al menos paradójico.

Ya lo han hecho con el ex ministro Mauricio Rojas, quien renunció ante una presión inédita, con Fernando Villegas, por su crítica al hueso al gobierno de Bachelet y hace mucho rato que quieren sacar de pantalla a Patricia Maldonado, por ser una reconocida simpatizante del General Pinochet. Ahora lo realizan de forma explícita, quizás cuantos más han sacado sin que sepamos.

Es importante recordar que en la presidenciales, la entonces candidata Beatriz Sánchez,  hizo lo propio con Sergio Melnick, al no asistir a un programa, porque Melnick era panelista. Y eso se llama censura.

Entonces claramente es urgente preguntarse, si en los medios nacionales existe libertad de expresión. Ya que el hecho de adherir a una ideología política, podría ser razón para quedar desempleado. Ahora para quienes simpatizan con la izquierda e incluso con el partido Comunista tienen las puertas abiertas, el escenario se pone complejo cuando no se comparten las ideas de la izquierda. Ahí la libertad de expresión, esta sujeta a la opinión de otros. 

Patricia Maldonado está en la mira, no he escuchado a ningún movimiento feminista condenar esta censura contra una mujer, tampoco he visto a los ejecutivos del canal, salir en defensa de su empleada la cual está siendo censurada por un grupo de trabajadores, nada de nada. 

 

José Francisco Cuevas V.