Jair Bolsonaro, Una opción de derecha para Brasil

0
1384

Jair Bolsonaro, diputado y candidato presidencial llega como favorito para la primera vuelta en Brasil. Bolsonaro despierta una verdadera animadversión en la izquierda brasileña, que lo denomina ultra-derechista, ultra-conservador, xenófobo, homofóbico, anti-demócrata, por nombrar algunos calificativos.

Los brasileños están cansados de la delincuencia, inseguridad, corrupción, burocracia y estancamiento económico. Siendo que Brasil, es el país más relevante en América Latina en materia económica, su PIB, corresponde alrededor del 3% del producto mundial. Chile no alcanza el 0.5% y Argentina no alcanza el 1%.

Bolsonaro tiene un programa sencillo pero bien direccionado. Entre sus medidas están reducir la mayoría de edad penal a los 16 años, garantizar la legítima defensa, que el monopolio de las armas no lo tengan solo los delincuentes y que las personas puedan tener acceso a armas para defenderse, fusión o unificación de ministerios, privatizar empresas estatales deficitarias, reducción de impuestos y combatir la burocracia por parte del Estado. Y quizás la frase más incendiaria es su promesa de salir de la ONU.

Con esto, lógicamente, para la izquierda mundial es el anticristo. La izquierda brasileña quiere una hipertrofia estatal, con Bolsonaro no la tendrán. Quieren más ministerios, ahora, se proponen menos y siempre quieren subir los impuestos, Bolsonaro los quiere bajar. Es decir le quiere quitar poder al Estado. 

Ahora es importante mencionar el impuesto del 20% proporcional para todas las empresas y terminar con el impuesto progresivo, que castiga a quien progresa. Los impuestos proporcionales son el camino correcto, ya que no modifican posiciones patrimoniales asignadas por las personas, es decir el mercado. En contrapartida, los impuestos progresivos tienden a favorecer a los más ricos y castigan con alzas de impuestos a quienes progresan, este ha sido siempre uno de los errores de la izquierda. 

Ojalá que Brasil elija un camino diferente, ya confío en Lula y este está preso por corrupto. También confiaron en Dilma Rousseff y esta fue destituida. Con lo cual las promesas de izquierda no redujeron la pobreza, sino todo lo contrario, aumento la inseguridad y corrupción. 

Ahora sí, Jair Bolsonaro, es un férreo defensor del matrimonio entre un hombre y una mujer, defiende la familia y no se deja amedrentar por la agenda mundial LGTB. Él está en todo su derecho como candidato, es verdad que posee mucho rechazo, pero también la mayor intención de voto, lo cual indica que está representando a una mayoría. 

José Francisco Cuevas V.