La defensa de la vida desde la perspectiva liberal

0
85

No existe derecho más básico que el derecho a la vida y el derecho a nacer. Si entendemos el liberalismo como lo define el profesor Alberto Benegas Lynch (h) “Cómo el respeto irrestricto al proyecto de vida del prójimo sin lesión de terceros”, inevitablemente los liberales no podrían considerar el aborto, como un acto de libertad individual, menos aún un derecho.

Sin embargo, muchos liberales pretenden apoyar el aborto, comparando el proceso de gestación con el proceso productivo o de acumulación de capital, también hablan de madre emprendedora, quién decide o no, si quién está por nacer lo hará o no lo hará. Y de la razón, cómo quien está por nacer no posee razonamiento no es considerado un ser humano. Ya que solo serán considerados seres humanos quiénes razonan y piensan.

Utilizarán la teoría tomista, de Tomás de Aquino y algunas reflexiones de escolásticos, sobre lo bueno y malo, dentro de la ley natural. Claro quiénes escriben esto tuvieron la oportunidad de nacer.

La vida es un fenómeno continúo y sí yo lo interrumpo, provocó la muerte de quién está por nacer. Por tanto no existe equivalencia con el proceso productivo o teoría del valor de Von BöhmBawerk ( alumno de Menger), cuya teoría le da vital importancia al tiempo para la generación de riqueza. Sin embargo, la producción se puede detener y luego volver a continuarla, por tanto es un error grosero usar este argumento.

Es importante destacar que el cigoto, la etapa más primitiva del ser humano en formación, no posee el mismo ADN que sus progenitores, por tanto es un ser vivo, único e irrepetible. Al cual solo le falta tiempo para ser sujeto a derecho, ya que existe vida intrauterina.

Si bien nuestra principal propiedad privada es nuestro cuerpo y podemos decidir sobre él, resulta que la naturaleza humana, hace que quién está por nacer necesite 9 meses (solo tiempo) de la progenitora mujer, para desarrollarse y poder tener derecho a nacer. Por qué si solo y exclusivamente decide la madre, no posee ninguna posible de elegir o decidir quién está por nacer.

Por último, el padre ¿Tendrá algo que decir el progenitor masculino? ¿Tampoco posee derecho a ejercer su paternidad y hacerse cargo de su hijo si la madre no lo desea? El aborto es la lesión más brutal hacia un tercero y no puede ser considerado un acto de libertad, menos aún un derecho universal pagado por otros.

Lo ocurrido en Argentina hoy es un tremendo error y lamentablemente el derecho más básico ha sido vulnerado al apoyar el aborto libre.

 

José Francisco Cuevas Vila
Economista