Repartir mal la torta, otra mito de Izquierda

0
500
En Chile se reparte mal la torta, esa es la estrategia de la izquierda, para subir los impuestos y hacer crecer el resentimiento, además de explicar todos los males de una sociedad. Y citan teorías donde el 20% más rico se lleva el 80% de la torta y el 80% restante sólo el 20%, que es inmoral, pecaminoso, inaceptable.

La izquierda no hace tortas y reparte la existente discrecionalmente, al poco tiempo se acaba la torta. Después de haber dejado a los pasteleros cesantes y prohibir la existencia de productores de tortas. También ocurre que es el Estado quien se transforma en pastelero y ahí el desastre es absoluto. Porque no tiene idea de cómo hacer una torta.

Los que creemos en la libertad y el mercado, entendemos que no hay mejor repartición que la que se realiza por medio de transacciones libres y voluntarios, libres de fraude. Y resulta evidente, que para que todos tengan acceso a una porción mayor de torta, necesitamos hacerla crecer. Por tanto necesitaremos más y más pasteleros, hornos, bizcocho y manjar.

Ahora la contribución de cada persona en el tamaño de la torta y su participación en un mercado competitivo, debería reflejar al menos, una proporción más o menos acorde a la contribución. No puede pretender el que no hizo nada, llevarse el trozo más grande.

Existen muchos medios de producción para hacer crecer la torta, habrán algunos que prestarán capital para la compra de las materias primas, otros aportarán un lugar físico donde producir la torta y otros contribuirán con su trabajo. Cada medio productivo debe ser remunerado. Así pensamos quienes defendemos la iniciativa privada y el mercado.

Para el socialismo lo único que vale en la producción de la torta es el trabajo, todos los demás medios de producción son estatales. El manjar, el bizcocho, el horno, el chocolate, la fábrica son irrelevantes. Sólo se compensa al que contribuye con el trabajo. Y por bueno que sea un pastelero, no conozco torta alguna que se haga sin materiales e ingredientes.

Y sí ha usted se le repite esto, los 365 días del año, en todos los medios de comunicación, se crea la sensación de que la torta se reparte mal. Lo cual no es cierto, es solo un mito más de la izquierda.

Este tiene una explicación fácil y hasta escolar, no hay que citar autores o leer muchos libros. Es incluso sentido común.

Lógicamente existe el fraude y seudoempresarios que compran poder político para quedarse con un trozo más grande, pero de ahí a que el Estado lo vaya a hacer mejor, es una utopía. Con igualdad ante la ley y un marco legal adecuado, esto se puede disminuir de gran manera.

Quién contribuye más, tendrá acceso a una porción mayor. Eso es así, por eso que la pobreza se puede superar, que las personas logran mejores estándares de vida y los países progresan.

José Francisco Cuevas Vila
Ingeniero Comercial