Volvemos a la UP, La peor versión de Chile

0
993

Chile ha mostrado su peor cara estas últimas tres semanas, es imposible no sentir temor por el parecido de los efectos que se registraron en el Gobierno de la Unidad Popular. Nadie sabe cuándo a va terminar o qué desenlace tendrá el país, el resultado claramente no se logra vislumbrar. Estas reivindicaciones sociales son cada día más violentas y no escuchan razones. Hoy se realizó una funa al Ministro de Salud, Jaime Manalich, dentro de un hospital.

Vemos a diario marchas, saqueos, incendios, descontrol y anarquía. Estas manifestaciones son auto convocadas y casi instantáneas, la consigna es: “hay que cambiarlo todo en nuestro país, pedir a destajo, sin tasa ni medida”. Quieren incrementar el salario mínimo a $500.000 líquidos, reducir la jornada de trabajo a 40 horas efectivas, fijar precios de medicamentos, cambiar el modelo, hacer una Asamblea Constituyente, terminar con el sistema de pensiones, subsidiar el precio de la luz, agua, gas, reducir el 80% la tarifa del TAG y podría seguir hasta el infinito. El petitorio es interminable, además de intransigente. Nada de lo que ofrezca el gobierno será suficiente.

Chile ha progresado en los últimos 40 años como ningún país de la región, redujo la pobreza del 50% al 7%, aumento su PIB per cápita de 4 mil USD a 23 mil USD, también ha reducido la desigualdad y está entre los 3 países con mayor movilidad social en el mundo, según la OCDE. Este es el Chile que se construyó después del desastre de la UP, es importante señalarlo, ya que si no aprendemos de los errores del pasado y no sabemos de dónde venimos, no llegaremos a buen puerto. Todo este progreso se debió a un modelo de libertad económica o capitalismo. Esto no significa que no hay que hacer nada, claro que no. Pero valoremos lo logrado y el desarrollo alcanzado.

Claramente hoy necesitamos más que nunca a los políticos, y en particular a los políticos de izquierda, ya que tienen mayoría en el parlamento y Congreso. Mas bien necesitamos su integridad, su calidad ética. Y por el contrario, han bloqueado todos los proyectos de ley presentado por el Presidente Piñera. Lamentablemente una vez mas no están a la altura y siguen creyendo que pueden sacar ventajas políticas del actual estado de anarquía, muchos de ellos gobernaron 24 años y son los principales responsables del caos actual.

Mientras ellos esperan capitalizar y doblegar al gobierno, están destruyendo Chile. Oportunismo a costa del empobrecimiento y desequilibrio de todos los chilenos, en especial de los mas desamparados. Además acá hay diputados del Partido Comunista y el Frente Amplio que llamaron abiertamente al desorden público y la desobediencia civil, ahora que reina el caos, deberán responder por sus actos.

No sé por qué el Presidente Piñera retiró al Ejército de las calles, hoy tiene muchísimos Carabineros desplegados, pero están completamente atados de manos, superados y agotados. Cualquier forma de reducir a estos delincuentes es considerada uso excesivo de la fuerza o vulneración a los derechos humanos. Entonces mientras ellos reciben escupos, insultos, flechas, piedras y molotov, solo pueden utilizar el carro lanza aguas y gas lacrimógeno. Y claro, está el INDH quien a la fecha solo presenta querellas tras querellas contra Carabineros. ¿Que pasaría si los señores de las parkas amarillas se hicieran cargo del orden público durante estas “marchas pacíficas” y Carabineros fiscalizara los procedimientos?. Otra cosa es con guitarra.

Yo no viví la realidad de los años en que gobernó la UP y tampoco tengo interés en vivirla, ni menos aún que lo vivan mis hijas. El nivel de irracionalidad, resentimiento y polarización que he visto, no lo había visto nunca en mi vida. La destrucción e incendios de micros del Transantiago, la inutilizacion de muchas estaciones del Metro, saqueos a pequeños comercios y pymes, saqueos en Supermercados, vejámenes a estatuas y monumentos históricos.. es tremendo, es como si el chileno odiara ser chileno, es una fuerza que ha dejado un daño irreversible. Atacaron la sede de la UDI, arrasaron Providencia, Puente Alto, Santiago, Concepción, Valparaíso y tantas otras comunas y ciudades. Plaza Italia prácticamente está inutilizado y es el lugar de encuentro, luego de causar daños en todas las comunas o ciudades. El ultraje no reconoce límites.

El Presidente tiene el deber de garantizar y resguardar la seguridad y el orden público. Hoy a más de tres semanas de caos llama recién al Consejo de Seguridad Nacional. Debe llamar a un Estado de Excepción de manera urgente y permanente hasta el restablecimiento del Estado de Derecho, no puede seguir perdiendo el tiempo, esto no va a parar y seguirán los ciudadanos pacíficos pagando las consecuencias.El Estado de Derecho ha dado paso al Estado de anarquia y el gobierno está en la obligación de defender a los ciudadanos ante estos atropellos.

Claramente debe esta vez respaldar a nuestros militares, quienes si deben hacer uso de sus armas, tendrán que hacerlo. Ya esto sobrepasó todos los límites y no creo que le gustaría al Presidente sufrir lo que mismo que le pasó hoy al Ministro Manalich.

Presidente usted tiene una cita con la historia, un rol crucial, o restablece la seguridad y el orden o por lo contrario tendrá la responsabilidad en el aniquilamiento de nuestra democracia.

Las justas demandas sociales se desvirtúan cuando se enarbolan con violencia. La desnaturalización de la movilización social decae en el caos y eso siempre es peligro, amenaza, destrucción. El Estado esta para protegernos y el mínimo es garantízar seguridad y justicia.

José Francisco Cuevas V.

jose-francisco-cuevas